Imagen“Es por la crisis”, “está todo fatal”, “esto no lo levanta nadie” y sus homólogas se vienen consolidando últimamente como el argumentario -excusa – recurso fácil –  para (casi) todo aquel que se encuentra parado o está finalizando sus estudios y está a punto de serlo.
Parecen ser las frases perfectas para acabar arrojando la toalla en el rin y dejar de luchar para así, sentirse aliviado. Una manera cada vez más habitual de autoconvencerse de que no hay nada que se pueda hacer al respecto. O lo que en conclusión es lo mismo: “mal de muchos, consuelo de tontos”. Pero, no es país para cobardes.

Tampoco pretendo generalizar, pero a las pruebas me remito para decir que no nos encontramos precisamente en el Top10 de los países con mayor tasa de emprendimiento. Por tanto, aunque hay quien lucha por intentar solucionar su situación, existe otro pedazo de población que, aunque no lo reconozca porque sería frívolo, se encuentra muy a gusto sin tener nada que hacer en todo el día. Pero este post no va dedicado ellos. Esa batalla es solo suya, solo si quieren la ganarán. Repito, no es país para cobardes.

Este post me gustaría dedicarlo a todos aquellos que aunque sea en lo más profundo de su corazón, siguen manteniendo esperanza y ganas de seguir adelante. A todos ellos les invito a levantar la cabeza con más seguridad que nunca, a que llenen su pecho de aire y que den el primer paso, después será más fácil.
Imagen
Les invito a que propongan a su adversario un combate sin límite de asaltos y de asaltos sin límite de tiempo. Un combate donde el K.O. no marque el final. Les invito a que estén listos para recibir golpes sobre el ring. Les invito a volver a poner la mejilla si del golpe anterior nada han aprendido. Les invito a que se sientan cómodos estando contra las cuerdas. Les invito a que cueste lo que cueste, vuelvan a ponerse en pie cada vez que su cara repleta de sudor descanse sobre la lona del cuadrilátero. Porque cada vez que se levanten lo harán con algo aprendido. Porque cada vez que lo hagan, estarán más cerca de su objetivo.

Caer, recibir golpes, desfallecer… Pero nunca parar.  JUST WALK !!

Edito! Si casi 4 años después de escribir este post, hoy, inicios del 2017 sigues poniendo excusas o echando la culpa de tu situación actual a políticos, banqueros y corruptos… Te recomiendo que leas a menudo a gente como  Juan Simó, David G. Alemany  o  Iván Torrente. A ellos les va bien y viven en el mismo país que tú, con los mismos políticos y el mismo sistema. La clave es que ellos en lugar de no parar de quejarse, simplemente no paran.

Deja un comentario