Ponencia: Emprende o NADA

El pasado 17 de marzo fui invitado como ponente en la entrega de los III Premios ideaT del Campus d’Alcoi de la @UPV y @Agora_Alcoi Emprenedors.

La charla titulada como «Emprende o NADA» no tiene otro objetivo más que el de convencer a los asistentes de la necesidad de adoptar una mentalidad y actitud emprendedora.

No importa que vayas a trabajar por cuenta propia o por cuenta ajena. Lo importante es la actitud que adoptes de cara a ese trabajo.

Con motivo de la ponencia y para seguir hablando del emprendimiento como una actitud me realizaron una entrevista en @RadioAlcoy que podéis escuchar aquí (está en valenciano):

Ponencia «Voy a emprender, ¿que por qué yo?» en UPV Alcoy

Hace unas semanas contactaron conmigo desde la Regidoria d’empresa, formació i innovació de l’Ajuntament d’Alcoi para proponerme participar como ponente en una actividad que se iba a realizar en mi propia casa, la UPV, Campus d’Alcoi.

La ponencia iba a desarrollarse durante la entrega de los II Premios ideaT, un evento que se organiza desde el Instituto Ideas de la UPV en colaboración con el Ayuntamiento desde el pasado curso. Los participantes eran equipos de estudiantes de ciclos superiores de los diferentes centros de educación secundaria, que presentaron al concurso sus ideas emprendedoras.

Aunque lo que más me apetecía en realidad era hablar de marcas, de branding, de la importancia del marketing para sus proyectos, se me pidió que preparara una ponencia sobre emprendimiento pero cuya intención principal fuese motivar a los alumnos.

Los principales objetivos que trataba reflejar ya desde el título «Voy a emprender, ¿que por qué yo?» son los siguientes.

Voy a emprender: Es más que necesario hacerlo. Ya sea creando tu propia StartUp o negocio, emprendiendo como freelance o incluso dentro de tu propia empresa. En cualquier caso, emprender es una actitud indispensable a día de hoy. Todos al salir por la puerta, debían irse convencidos de que de cualquiera de los modos, tienen que emprender.

¿Que por qué yo?: Esta es la parte compleja. Aquella que cada uno debe ser capaz de responderse a sí mismo. Tener clara la respuesta será casi siempre la llave que abra todas las cerraduras. Elegirse a uno mismo es la clave, pero ¿por qué?. Debía quedar como inquietud o deberes para casa tras la charla, que cada uno trabaje y tenga claro su porqué.

Os dejo con la grabación de la ponencia para que me podáis decir si realmente conseguí «motivar» aunque solo fuese un poquito.

Si quieres visualizar las diapositivas de la ponencia, puedes hacerlo justo aquí abajo:

¿Qué te ha parecido la charla? ¿Te ha gustado? ¿Qué mejorarías?

Estamos locos, sabemos lo que queremos

ImagenQuedando atrás un mes de febrero y sobrepasada la cifra de 5 millones de parados en nuestro país, existen comportamientos que se repiten día a día gracias a la actual coyuntura. Gente que decide dar el salto a una nueva vida y gente que sigue impasible observando como otros saltan. Y para ellos, los que saltan, están locos. Estamos locos.

Parece ser que todo aquel que mantiene un sitio de trabajo más o menos estable no tiene derecho a estar disgustado con el mismo ni puede rechistar por no sentirse a gusto. Se les intenta devolver a la senda de la vista baja con frases como, «tío no te quejes», «ya me gustaría a mí» o «si quieres nos cambiamos, tú por lo menos tienes trabajo». Y es cierto que tener trabajo es fundamental para sobrevivir en la trampa en la que vivimos, pero no es menos cierto que dedicar tiempo y esfuerzo a algo que no te satisface te acaba consumiendo. Los que decidimos cambiar a pesar de todo, no estamos locos.

Sin embargo resulta difícil dejar de pensar en la gente que día a día no para de quejarse de su trabajo sin hacer nada por mejorar o en aquella otra que simplemente está desempleada y solo encuentra descanso cuando achaca toda responsabilidad a la clase política.

Por otro lado, cuando llevas un tiempo madurando la idea y estás seguro de que quieres cambiar el rumbo de tu vida pasando a dedicar más tiempo a lo que realmente te gusta o apasiona, vuelven de nuevo frases de apoyo infinito como, «¿ahora?, ¡estás loco!», «no sabes lo que haces» o «como está la situación y tú dejando el trabajo». Resulta curioso, pero estas frases, lejos de afectarte, te hacen sentir más convencido de la decisión que acabas de tomar. Y entonces sabes que es lo correcto. Sabes que todo irá bien.

Es posible que los locos fracasen, pero al menos saben lo que quieren. No tienen miedo a dar el paso que separa a los que no paran de quejarse, de los que simplemente, no paran.

No es país para cobardes. ¿Tú lo eres?

Imagen«Es por la crisis», «está todo fatal», «esto no lo levanta nadie» y sus homólogas se vienen consolidando últimamente como el argumentario -excusa – recurso fácil –  para (casi) todo aquel que se encuentra parado o está finalizando sus estudios y está a punto de serlo.
Parecen ser las frases perfectas para acabar arrojando la toalla en el rin y dejar de luchar para así, sentirse aliviado. Una manera cada vez más habitual de autoconvencerse de que no hay nada que se pueda hacer al respecto. O lo que en conclusión es lo mismo: «mal de muchos, consuelo de tontos». Pero, no es país para cobardes.

Tampoco pretendo generalizar, pero a las pruebas me remito para decir que no nos encontramos precisamente en el Top10 de los países con mayor tasa de emprendimiento. Por tanto, aunque hay quien lucha por intentar solucionar su situación, existe otro pedazo de población que, aunque no lo reconozca porque sería frívolo, se encuentra muy a gusto sin tener nada que hacer en todo el día. Pero este post no va dedicado ellos. Esa batalla es solo suya, solo si quieren la ganarán. Repito, no es país para cobardes.

Este post me gustaría dedicarlo a todos aquellos que aunque sea en lo más profundo de su corazón, siguen manteniendo esperanza y ganas de seguir adelante. A todos ellos les invito a levantar la cabeza con más seguridad que nunca, a que llenen su pecho de aire y que den el primer paso, después será más fácil.
Imagen
Les invito a que propongan a su adversario un combate sin límite de asaltos y de asaltos sin límite de tiempo. Un combate donde el K.O. no marque el final. Les invito a que estén listos para recibir golpes sobre el ring. Les invito a volver a poner la mejilla si del golpe anterior nada han aprendido. Les invito a que se sientan cómodos estando contra las cuerdas. Les invito a que cueste lo que cueste, vuelvan a ponerse en pie cada vez que su cara repleta de sudor descanse sobre la lona del cuadrilátero. Porque cada vez que se levanten lo harán con algo aprendido. Porque cada vez que lo hagan, estarán más cerca de su objetivo.

Caer, recibir golpes, desfallecer… Pero nunca parar.  JUST WALK !!

Edito! Si casi 4 años después de escribir este post, hoy, inicios del 2017 sigues poniendo excusas o echando la culpa de tu situación actual a políticos, banqueros y corruptos… Te recomiendo que leas a menudo a gente como  Juan Simó, David G. Alemany  o  Iván Torrente. A ellos les va bien y viven en el mismo país que tú, con los mismos políticos y el mismo sistema. La clave es que ellos en lugar de no parar de quejarse, simplemente no paran.